Un helado es una mezcla esencialmente conformada por cristales de agua helados, suspendidos en un jarabe no congelado al que se han incorporado burbujas de aire.

Los ingredientes principales para la fabricación de un helado son agua, azúcares, leche, crema, otras grasas, y huevos, para saborizarlo pulpas de frutas, chocolates, etc. Y opcionalmente se puede agregar estabilizante y emulsionante.

 

       

 

Cada uno de estos ingredientes juega un importante papel en el proceso de formulación del helado. Solo a partir de un delicado balance de las materias primas podrá obtenerse un producto de buena calidad, la falta o el exceso de algún ingrediente pueden arruinar fácilmente el resultado final.

 

       

 

Un helado además de tener buen sabor,  ser cremoso,  suave, aterciopelado, no deben detectarse en el, cristales de hielo. Debe mantener la forma sin desmoronarse y debe fundirse lentamente en la boca sin provocar una sensación acuosa. No debe ser gomoso, arenoso o excesivamente graso.

Todas estas particularidades en la textura quedan determinadas por la compleja estructura microscópica del helado, que solo se logra con una correcta técnica de elaboración y una receta bien balanceada.

En Patagónica aprenderás a realizar exquisitos helados, ya que esta clase forma parte del programa de Profesional Repostero y del curso de  Repostería Avanzada . ¡Te compartimos algunas imágenes!

 

1 Comment

Leave a reply

Minimum 4 characters